RESULTADOS

La población estudiada presentó unos valores de IAS medios cercanos a los que corresponden a una dieta La población estudiada presentó unos valores de IAS medios cercanos a los que corresponden a una dieta

La distribución de la población teniendo en cuenta las tres categorías establecidas para los valores de IAS, indicó que un porcentaje significativo de los participantes necesitaba cambios en sus hábitos alimentarios para conseguir una dieta saludable. El grupo que requirió una intervención dietética mayor fue el de las personas mayores de 90 años, (Tabla II).

Por otro lado, la mayor parte de la población estudiada presentó unos buenos hábitos de consumo de alimentos. Consumía diariamente cereales, frutas, lácteos y grasas. Fue destacable el consumo de aceite de oliva como grasa principal, el pan como el cereal más consumido y la leche semidesnatada y el yogur como los lácteos de mayor consumo diario. La frecuencia de consumo de verduras y hortalizas fue ligeramente inferior a lo recomendado, y una parte de la población no consumía nunca estos alimentos o lo hacía ocasionalmente, (Tabla III).

Los grupos de carnes, huevos, pescados, legumbres y vino fueron consumidos semanalmente, predominando el consumo de pescado magro frente al pescado graso y de carne magra frente al de carne grasa. La mayoría de la población no consumió o consumió de manera ocasional dulces, snacks, precocinados, refrescos y salsas, (Tabla III). El consumo de embutidos y fiambres fue superior a lo recomendado aunque sólo una pequeña parte de la población consumía estos alimentos a diario, (Tabla III).

El grado de ADM, indicó que la dieta de una parte de la población cumplía con las recomendaciones del patrón alimentario de Dieta Mediterránea. Fueron correctos los consumos de frutas, cereales, legumbres, aceite de oliva, leche y derivados, pescado, carne, huevos, alimentos dulces, snacks, refrescos, salsas y precocinados. Más de la mitad de la población no consumía suficientes verduras, hortalizas, frutos secos y vino. Sin embargo, se registró un elevado consumo de embutidos y fiambres, (TablaI V). La población estudiada era sedentaria. Más de la mitad de los sujetos estudiados no realizaban suficiente actividad física, (Tabla IV).

Tabla II

Tabla III

Tabla IV

Follow Us