los adultos mayores no institucionalizados son un colectivo que suele presentar alto riesgo de malnutrición. Detectar problemas nutricionales mediante indicadores de la calidad global de la dieta, es un reto para los profesionales de la salud, de utilidad para la pla nificación de políticas nutricionales.protege contra el deterioro del estado cognitivo y los síntomas depresivos durante el envejecimiento.
Objetivo: determinar la calidad global de la dieta de la población española mayor de 80 años no institucionalizada, para promover y fomentar la calidad de vida del anciano.

Metodología: se seleccionaron las personas mayores de 80 años del Estudio Longitudinal Envejecer en España 2011-2013 (n = 159), residentes en diversas zonas españolas. Para valorar la calidad de la dieta se utilizó el índice de alimentación saludable (IAS), la frecuencia de consumo de alimentos y el grado de adhesión al patrón de dieta Mediterránea ( ADM )

Resultados: la población presentó valores de IAS cercanos a los correspondientes a una dieta saludable. Un porcentaje significativo necesitaba cambios en su alimentación, siendo los mayores de 90 años los que requirieron una mayor intervención dietética. La mayoría de la población cumplió las recomendaciones de la dieta mediterránea, aunque se observó bajo consumo de verduras, hortalizas, frutos secos y vino; y elevado consumo de embutidos.

Conclusiones: la dieta consumida habitualmente por los españoles mayores de 80 años no institucionalizados presenta desajustes nutricionales que podrían corregirse realizando pequeños cambios en su patrón dietético. Determinar la calidad global de la dieta permite la planificación de estrategias de intervención para promover cambios alimentarios saludables y emprender acciones orientadas al mantenimiento de una salud óptima en el binomio envejecimiento-nutrición.

Follow Us

Más leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todos